7 Remedios NATURALES Para Tratar Las Varices

Las popularmente várices constituyen hoy día una de las principales preocupaciones estéticas que presentan, fundamentalmente, las mujeres. Provocadas fundamentalmente por problemas circulatorios que conllevan a la dilatación de las venas y por consiguiente a la acumulación de la sangre en esas zonas.

Vamos a ver unos remedios naturales para tratar las varices ya que prevenir y evitar la aparición de las várices es posible. Esto porque muchas veces contribuimos a la aparición de las venas varicosas sin percatarnos.

Si bien, el hecho de que de las varices aparezcan es en última instancia un problema circulatorio; por ejemplo, determinadas posiciones de los pies, hábitos alimenticios y ropas ajustadas pueden hacer que se noten con mayor facilidad.

Debes saber que son más propensos a sufrir varices las personas obesas, con poca movilidad y sedentarismo porque todas afectan la circulación de la sangre. También suelen tener venas varicosas quienes pasan mucho rato de pie o sentados, tienen antecedentes familiares, consumen tabaco y alcohol; así como los individuos hipertensos y con colesterol alto.

En la actualidad, son muchos los tratamientos de varices que existen para acabar con las várices. Algunos sugieren la intervención quirúrgica; otros apuestan por lo natural. En el presente artículo nos apegamos a la siguiente variante. Por eso te sugerimos siete remedios para tratar las várices.

Ajo

El ajo es muy saludable y además es excelente para tratar las varices. Y es que muchas de sus propiedades contribuyen a una mejor circulación, y por consiguiente a desinflamar las várices.

Para tratar las varices y para la salud de manera general se recomienda consumirlo de manera habitual como parte de la dieta. Asimismo, se puede preparar una crema casera con dientes de ajo machacados y mezclados con alcohol y aplicar esta fórmula sobre la parte dañada. Si te inclinas por la última opción debes repetir la operación durante, al menos, cuatro veces semanalmente.

Aloe vera

El aloe vera es un componente de la sábila muy útil para tratar las varices. Para este caso específico, porque el aloe vera tiene múltiples usos, ser recomienda aplicar el producto a modo de compresas sobre las varices.

El mejor momento para aplicar las compresas es por la noche, de manera que el aleo vera actúe por un tiempo prologado sobre las venas. En cualquier caso el aloe vera debe estar caliente porque así actúa mucho mejor.

Vinagre de manzana

tratamiento natural para varicesEl vinagre de manzana también es muy bueno para tratar las várices. ES muy sencillo el procedimiento y es posible realizarlo en cualquier momento del día; basta con untar un paño con el vinagre y aplicarlo directamente sobre las venas varicosas.

Puedes untar el vinagre y dejarlo por unos minutos sobre las varices o masajear el lugar de arriba hacia abajo; esto último suave, de manera que no se ejerza presión sobe la vena dañada.

Pomada de vinagre, zanahoria y sábila

También puedes preparar en casa una pomada a partir de zanahoria, vinagre de manzana y sábila. Estos ingredientes se pueden fragmentar en un procesador o mezclar en una licuadora, según el equipo del que se disponga. Cuando todo esté bien triturado ya está lista la crema para aplicar durante unos 30 minutos sobre las varices. El producto debe retirarse con abundante agua fría.

Baños de inmersión

Los baños de inmersión son muy buenos, incluso para las personas que no tienen várices, porque ayudan a relajar y desinflamar los pies. Esta operación se puede realizar de forma diaria, durante 20 minutos, y consiste en meter los pies en un balde que contenga agua, una taza de vinagre de manzana y sal marina.

Arcilla verde

La arcilla verde mezclada con agua da origen a una pomada excelente para el tratamiento de las varices. Debes velar que la proprción de gua sea la adecuada porque de esto dependerá que la crema se seque sobre las varices y actúe de manera adecuada. Se recomienda aplicar durante la noche y lavar en la mañana con agua y jabón; este último neutral.

Este remedio consiste en preparar una pomada o pasta de arcilla verde mezclada con un poco de agua. Por supuesto, no se debe de utilizar mucha agua, ya que de lo contrario la consistencia de la pomada no será la adecuada. Una vez lista, se aplica sobre las zonas afectadas, de preferencia en la noche, dejando que seque. Posteriormente se lava todo con un poco de agua tibia y jabón neutro.

Aceites esenciales

Los aceites esenciales pueden emplearse para tratar las varices si se usan para dar masajes que potencien la circulación. Se recomienda iniciar el masaje por los pies para luego ir escalando hasta llegar a los muslos. Recuerda que debes masajear suavemente, siempre de abajo hacia arriba o realizando círculos.

Es mejor realizar los masajes en la noche que las propiedades de los aceites actúen mientras se descansa.

Deja un comentario