10 Remedios Caseros Para la Varicela Lechina – EFECTIVOS

La varicela es una enfermedad que se contagia con facilidad y que la causa un virus zoster que es de la misma familia que el conocido herpes. Normalmente los niños son los que la padecen y se contagian entre ellos con facilidad, pero hoy vas a aprender cómo curarla naturalmente y hacer que desaparezca de forma más rápida.

Antes de que aparezcan síntomas un niño puede contagiar a otro durante los 2 primeros días. Después de los 2 días se empiezan a formar costras una vez que se secan las ampollas.

Los remedios caseros para la varicela lechina que veremos ahora ayudan a calmar la picazón y que los síntomas de la varicela se vayan antes.

Recordemos que la varicela se puede contraer a cualquier edad y que es mejor sufrirla cuando se es niño. Una vez se ha sufrido es muy complicado que vuelva a aparecer.

El tiempo de duración suele ser de 2 semanas pero como decimos es en los síntomas donde los remedios naturales para la lechina más nos van a ayudar a llevar mucho mejor este proceso viral. Así que vamos con ellos:

Remedios para la lechina más efectivos

Leche de magnesia

Para quitar los picores de la varicela de manera natural la leche de magnesia es recomendada. Tenemos que adquirirla en formato líquido y humedecer las zonas afectadas con la ayuda de un algodón. Lo haremos a diarios varias veces al día, tal como usaremos también cualquiera de los remedios que veremos.

Bicarbonato de sodio

Un tratamiento natural para la varicela consiste en usar el bicarbonato que ayuda a reducir la irritación y también la picazón. Lo que hacemos es mezclar ½ cucharada de bicarbonato de sodio en un vaso pequeño de agua. Con la ayuda de una esponja aplicamos el líquido en la piel y dejamos que se seque solo. Eso hace que la persona no se rasque sus erupciones.

Miel

La miel es buena para la varicela porque calma también los picores y ayuda a reducir la irritación. Cubrimos las zonas afectadas con miel de buena calidad. Esto es bueno para quitar las cicatrices de la varicela de forma natural. También lo usaremos 2 o 3 veces al día.

Jengibre

El jengibre es otro de los remedios caseros para la picazón de la varicela y se puede usar para tomarlo en zumos mezclado con otros vegetales o bien usarlo para darnos baños calmantes. Una opción es la de elaborar té de jengibre hirviendo unos minutos un trocito de raíz y otra la de rayar raíz de jengibre en el agua del baño.

Caléndula y hamamelis

En concreto las flores de caléndula son buenas para la varicela. Para preparar este remedio mezclamos 2 cucharadas de flores de caléndula y 1 cucharadita de agua de hamamelis en una taza. Dejaremos reposando la mezcla toda la noche y por la mañana lo tomaremos en ayunas. Es bueno para reducir los picores.

Vinagre de malta

El vinagre marrón es uno de los remedios más efectivos para la varicela y es muy sencillo de preparar. Añadimos ½ taza de vinagre en el agua del baño. Esto ayuda a la cicatrización y a aliviar mucho la irritación de la piel.

Agua de guisantes

Uno de los remedios caseros para la lechina o varicela es el agua de guisantes. Lo que haremos es hervir en agua una taza de guisantes verdes durante 15 minutos. Después lo colamos y usaremos esta agua para limpiar las zonas afectadas. Bueno para curar las heridas de la varicela naturalmente.

Mezcla de hierbas

Se mezclan manzanilla, melisa y albahaca morada. Si no podemos hacer la mezcla también sirven por separado. Se echan una cucharadita de cada una de ellas o una cucharada sopera en el caso de solo usar una en la cantidad de una taza de agua que rompa a hervir. Retiramos del fuego y dejamos que infusiones 8 minutos. Después le podemos añadir un poco de canela, limón o miel. Este té le bebemos 2 o 3 veces al día para reducir los síntomas de la varicela.

Avena

La avena es buena para la picazón de la varicela y lo que hacemos es moler 2 tazas de avena hasta que obtengamos polvo. La ponemos en 2 litros de agua durante 15 minutos y después la echamos en el agua del baño. Se debe de estar en remojo unos 20 minutos por lo menos.

Cilantro y zanahoria

Uno de los remedios naturales para la varicela es tomar sopa de cilantro y zanahoria. Necesitamos 100 gramos de zanahorias cortadas en trozos y unos 50 gramos de hojas frescas de cilantro. Hervimos en agua unos minutos añadiendo un poco de pimienta y sal. Lo colamos y cuando temple tomamos 1 o 2 platos de sopa. El cilantro y la zanahoria también se recomiendan comer cocidas.

Deja un comentario